16 febrero, 2010

La Sauna


Sauna de leña


Entre las cosas más conocidas de Finlandia está la sauna, asunto muy serio para los habitantes del país. Tan serio como para tener una asociación cultural sobre esta. Nada más empezar os remito una vez más a la Wikipedia que tiene mucha mejor información de la que yo puedo dar (ingles y español).Sin embargo, llega mucha gente al blog buscando cosas referentes a la sauna (sobre todo fotos ¬¬), y por lo que veo en la Wikipedia, tienen unas instrucciones muy estrictas, así que voy a dar algunos consejos, y algo de mi experiencia.

Para empezar voy a hablar de la sauna en Finlandia, en otro post comentaré un poco de lo que hay en España. En Finlandia no existe edificio sin acceso a sauna, normalmente son saunas comunitarias que puedes reservar para uso personal durante una hora aproximadamente, o más. Y aparte hay días en los que puedes acceder libremente, un día para hombres, otro para mujeres. Pero hay edificios que incluyen saunas pequeñas dentro de cada apartamento, aun así no es lo común, pues una sauna gasta mucha energía. En ambos casos el funcionamiento suele ser el mismo, son saunas eléctricas, que calientan unas piedras en las que se echa el agua para crear vapor. La diferencia es el tamaño del radiador y el número de piedras. Dentro de casa sauna hay uno o dos cubos de agua con sus respectivos cazos o cucharones (como queráis llamarlos) con un mango alargado para coger agua del cubo y echarla a las piedras. Además están los típicos bancos de madera para sentarse, con diferentes niveles según cuanto quieras "sufrir" (más arriba, más calor).

Podéis ver los bancos con varios cubos y cuencos de una de las saunas que visité en la siguiente foto:

Interior de una sauna


No tengo muchas fotos del interior de una sauna, pues normalmente esta encendida y hay gente desnuda dentro, así que no es muy educado entrar con la cámara y hacer fotos, ni educado ni bueno para la cámara. La anterior es la única que tengo en realidad. Y ya que lo menciono, respecto la desnudez, los fineses son muy abiertos en ese campo, la sauna es un lugar de purificación que no tiene nada que ver con la sexualidad, así que es común compartir la sauna en familia o amigos muy cercanos sin separar por turnos de hombres y mujeres. En saunas públicas sí te obligan a llevar toalla o bañador, siempre que se trate de saunas mixtas claro. Por otra parte nadie te obliga a ir desnudo, pero no está demasiado bien visto; en la sauna se va a sudar, a limpiarse, y llevar ropa incomoda y además se ensucia mucho. Llevar bañador en la sauna es una de esas cosas que hacen los guiris en Finlandia.

Otras cosas a decir de la sauna, pues normalmente tienen una habitación aparte para sentarse a descansar (y beber) y cambiarse de ropa, y si no hay lago cerca, también tienen unas duchas. Es muy importante ducharse antes de la sauna, y después, ¡y durante! A cada ocasión que se salga de la ducha para descansar, está bien ducharse (sólo con agua) e igual para entrar de nuevo. Si no hay duchas está el agua de los cubos, echarse una poca por encima de la cabeza es bueno. Y si no, te tiras al lago y nadas un rato. La gente también aprovecha y se ducha al terminar en la sauna, así que no es raro ver que alguien lleve jabón.

Respecto a cuanto tiempo debes quedarte en la sauna, es algo personal. Cada uno debe sentir cuando necesita salir a tomar el aire o echarse agua fría. E igualmente cada uno debe decidir si quiere volver a entrar en la sauna. Tened cuidado con las demostraciones de valor y los retos de a ver quien aguanta más, eso dejadlo para los fineses y sus concursos (algún día hablaré de esto).

Poco queda que contar, no todas las saunas son eléctricas, todavía hay algunas (sobre todo en lugares lejanos de la civilización) en las que se usa leña para calentar las piedras. Son mas trabajosas (hay que cortar la leña) y tardan mucho más en calentar (conviene encender el fuego entre una hora y media hora antes de querer tomar la sauna), pero tienen un encanto especial, además de que dependiendo de la madera que uses la sauna tendrá un olor u otro. Esto de los olores se puede conseguir con unos líquidos concentrados que se echan en el agua para las piedras. Se venden mucho en Finlandia y normalmente están acompañados de una piedra especial con agujeros para echar el producto. Un truco casero es usar cerveza, si echas un poco en las piedras, la sauna olerá a pan tostado, pero no echéis mucha, un poco es suficiente. ¡Me encantó eso cuando me lo enseñaron!

Ya para terminar voy a contar dos costumbres muy finlandesas relacionadas con la sauna. La primera es sencilla y conocida, cuando es invierno, sales y te metes en un lago helado (al que previamente se le ha hecho un agujero) o te tiras a la nieve (no os quedéis más de un minuto, normalmente unos pocos segundos son suficiente). Yo lo hice, y tiene cierta gracia, pero sigue siendo más agradable lanzarse al lago cuando es verano. La otra costumbre es menos conocida y no la practican los turistas. Se trata de fustigarse, darse latigazos en el cuerpo con unas ramas de un tipo especial. No recuerdo de que árbol tenía que ser, pero podéis ver las ramas en la foto anterior, abajo a la derecha. Nunca lo puse en práctica, y no lo hecho en falta la verdad.

Ha sido un post bastante largo, pero tenía que explicar un poco antes de poder criticar explicar mis experiencias en las saunas españolas.

No hay comentarios: