22 octubre, 2007

Kintulampi Cottage


Ha sido un largo fin de semana, pero uno de los mejores que he tenido en mucho tiempo. La verdad es que me lo he pasado realmente bien y he hecho muchas cosas típicas de Finlandia. Pero empecemos por el principio (valga la redundancia); parece que me haya ido a centenas de kilómetros de distancia de Tampere, pero en realidad he estado a unos 15 Km de distancia en linea recta. Para llegar allí cogimos una linea regular de autobuses que en la última parada nos dejaba a 8 Km que tuvimos que recorrer andando, por suerte no teníamos que llevar el equipaje por que lo llevaban con una furgoneta lo más cerca posible de la casa. Y cuando digo lo más cerca posible me refiero a un kilómetro de distancia en el que tuvimos que repartir la comida para llevarla a la casa aparte de cargar con nuestros trastos en un camino embarrado y lleno de charcos de engañosas proporciones. En el mapa podéis ver donde está el sitio y donde nos dejó el autobús.

Una vez en la casa; típico modelo de madera, sin agua corriente (había que salir fuera a cogerla de una bomba) ni gas, pero con electricidad al menos (y tampoco había cuarto de baño dentro, había que salir fuera a un intento de cuarto de baño, pero no engañaron a nadie, aquello no era más que un agujero), nos dividimos en tres grupos para repartir las tareas que tendríamos que llevar a cabo en el fin de semana: cortar leña, calentar la sauna, cocinar y limpiar. Los primeros en trabajar eran los que cortaban leña, que hacía falta tanto para la sauna como para la cocina (había una pequeña eléctrica, pero necesitábamos usar también la de fuego a base de leña).


De mientras cortaban la leña los demás teníamos tiempo para dar una vuelta en los alrededores y hacer algunas fotos, como estas que siguen:




Poco después a mi me tocaría hacer la cena y a otra gente preparar la sauna para la noche. Así pasó el primer día, en el que después de cenar hicimos la típica sauna finesa, es decir, dos turnos, uno para chicos y otro para chicas, de modo que puedes entrar desnudo en la sauna y luego ir al lago por supuesto también desnudo. En la siguiente foto están llevando leña a la sauna para calentarla:


Tras haber tenido la sesión de sauna, haber "nadado" en el lago (osea que te metes en el agua y sales), hicimos una hoguera y parte de la gente se quedó fuera cantando y tal (llevaron dos guitarras, armónicas e incluso un violín ¡y eso para dos personas!):


Como podéis ver en las fotos el sitio es sencillamente impresionante. Además tuvimos mucha suerte y el tiempo (aunque algo frío, normal para la época) fue estupendo. El cielo la primera noche estuvo completamente despejado y era alucinante estar en el pequeño muelle cerca de la sauna por que se veían un montón de estrellas. Aparte, el atardecer como habéis visto en las fotos de antes era genial. Por cierto, que los días se notan, y mucho, que son más cortos; de hecho en este sitio, se notaba perfectamente que el sol no seguía una trayectoria recta, aparte de que a las 5 o 6 de la tarde oscurecía y mucho.

El día siguiente fue más o menos la misma historia, algunas personas usaron la sauna por la mañana pero yo preferí dejarlo para la noche y dar una vuelta alrededor del lago (no era muy grande y acabé bordeándolo del todo). Tengo que decir que algunos de los lugares que me encontré eran casi de cuentos de hadas y ninguna de las fotos que os enseñe les hará justicia, pero al menos lo intentaré con este ejemplo:


También cogimos el bote y nos dimos una vuelta por el lago como podéis ver en alguna foto, ¡incluso pudimos alcanzar la isla del centro! Luego por la noche, después de tomar una sauna, nos reunimos tres para darnos una vuelta con el bote en el silencio y la quietud de la noche, una experiencia inolvidable.

Antes de que se me acabe olvidando, os quiero hablar del efecto "hombre-vapor", así denominado por mi mismo y ahora mismo... Es un efecto que he descubierto en toda persona que sale de la sauna al frío exterior de Finlandia, pero nada mejor que una foto para demostrarlo. Aquí tenéis una francesa sufriendo el efecto "hombre-vapor":


Después tuvimos una pequeña fiesta en la casa y fuera al mismo tiempo, y es que donde estábamos no molestábamos a nadie y podíamos hacer todo el escándalo que quisiéramos. Ya a las tres de la madrugada más o menos nos fuimos a dormir que a la mañana siguiente nos teníamos que ir antes de las 12 por que había otra gente viniendo al sitio. Y es que por lo visto es muy famoso y muy visitado.

Al día siguiente tomamos un buen desayuno y nos pusimos a limpiar el lugar, para luego hacer el mismo camino que al venir pero a la inversa. Y con todo el mundo bastante cansado, por supuesto :) Más o menos ese ha sido mi fin de semana, muy entretenido la verdad; y además, he descubierto aspectos de mi mismo que no conocía, como que no se me da demasiado mal el manejar un bote (incluso de noche), o que me podría valer la vida como leñador y es que soy un hacha con el hacha (XD), ahora solo tengo que buscar camisas a cuadros...

No olvidéis pasaros por el álbum de fotos, en donde veréis alguna más sobre Kintulampi, y además una nueva foto en el álbum de mi casa, en el de la ciudad de Tampere y dos en el lago Peltolammi.

2 comentarios:

Annika dijo...

vamos que te estas jartando de estudiar...;)

Clausius dijo...

Yo estuve en Finlandia en verano, y pese a eso no fui a ninguna sauna. Lo del pack sauna + agua helada me hubiera gustado hacerlo. En otra ocasión, supongo...