24 agosto, 2007

Segundo Día; mi habitación

Me desperté en el albergue, dormí bastante bien y ni siquiera hizo mucho frío. Y sin mucho tardar, me planté en la calle en la búsqueda de las oficinas del TOAS. Sin mucho esfuerzo las localicé y entré a que me dieran las llaves de mi habitación; y de ese modo ocurrió, me atendieron rápida y eficientemente. Volví al albergue andando para recoger la maleta, y una vez con ella, me fui a la parada del autobús para dirigirme a mi piso. Tardó un rato en llegar, pero eso es lo de menos, peores cosas he visto en Sevilla con Tussam... No sabía muy bien en que parada me tenía que bajar, así que sin saberlo me baje una antes de lo debido, y tuve que hacer un recorrido un "poco" más largo de lo necesario. Al principio estaba un poco desorientado con las calles, así que di unas vueltas un tanto tontas, pero en cuanto me di cuenta de mi error lo corregí rápido. El caso es que esta zona es como una urbanización llena de casitas y pisos pequeños, todos muy parecidos (ya os pondré alguna foto), lo cual no ayudaba demasiado. Bueno, sin más rodeos, encontré el lugar, y me puse a probar las llaves ^_^ Aunque con la llave del piso tuve algún problema (más tarde descubrí que solo era debido a una torpeza momentánea :P) con llamar al timbre se solucionó... Me vino a abrir mi compañero de piso. Parece un buen chaval, tiene más o menos la misma edad que yo, y aunque nació en Moscú parece ser que lleva mucho tiempo viviendo en Finlandia, lleva unos días enfermo con fiebre, así que por ahora no me va a poder enseñar mucho de la ciudad. Por cierto, se llama Slava, o algo así, por que de pronunciarlo a escribirlo hay un buen paso...

Cuando llegué, me puse a desempaquetar todas las cosas, guardarlas en los armarios y tal... aquí van unas fotos de como me encontré el cuarto:




En cuanto la haya adornado un poco y haya hecho algunos cambios os pondré nuevas fotos. Lo que menos me gusta es que da mucho el sol en la ventana, y aunque quizás más tarde en invierno sea de agradecer, en una habitación sin persianas, puede ser un poco molesto por la mañana. Una vez terminé de guardar cosas, me tire en la cama y me quedé un "poco" dormido xD Más tarde, estuve un rato hablando con Slava y preguntándole algunas cosas de los alrededores. Hasta que decidí irme al centro de Tampere de nuevo, para buscar algunas cosas que tenía que comprar, y para comer... Después de una tranquila tarde dando vueltas por las calles buscando algún sitio donde comprar (no es que haya pocos sitios, pero al no conocer nada primero tuve que dar unas vueltas), llegué a una especie de centro comercial en donde compré algo de comida, una almohada, y unos ganchitos para colgar las cortinas. Más tarde volví al piso y me tiré en la cama con el ordenador. Ya por la noche, me puse a cenar y estuve charlando con Slava otro rato de mientras compartía alguna de las chacinas que me traje. Me contó que la otra habitación del piso estaba ocupada por un chaval finés que se había tenido que ir al ejercito (en este país es obligatorio) y que volvería sobre enero más o menos. Del resto de vecinos aún no se nada, excepto que son bastante silenciosos, por que no he oído nada en todo el día... supongo que aún no hay mucha gente alrededor.

Poco más tengo que contar ahora mismo... es hora de que me acueste ya... Así que Hivää yötä (buenas noches) a todos!

1 comentario:

lyrico.D.estacado dijo...

ains, me recuerda al primer dia que llege a mi piso, mi habitacion tenía frigorifico microondas y cama, ains .... :)